Cumpleaños: 5 Años del primer edificio prepago

/ Noticias

Parece que fue ayer, pero han pasado 5 años desde la puesta en marcha del primer edificio del país con un sistema prepago de energía para los sistemas centralizados de calefacción y agua caliente sanitaria.

Con un funcionamiento similar al de los móviles pero orientado a la energía de las viviendas y apoyándose en una tablet y una aplicación móvil, el propietario/inquilino controla la energía de su hogar. A partir de ahí, el aparato va descontando el dinero en función del consumo energético de la vivienda mientras hay saldo en la cuenta del usuario. Éste puede ver en todo momento lo que consume y el dinero que le queda pagando así únicamente por lo consumido.

Noticia Antena3 ( 2014 )

Se trata de un modelo energético pionero en España ya que el usuario paga antes de consumir y puede conocer en tiempo real lo que gasta en energía. Una vez que el saldo cae por debajo de 10€ el dispositivo emite una alarma que avisa que debe recargar más importe pudiendo hacerlo desde el mismo aparato, desde Internet o mediante un teléfono de atención gratuito. En un principio, era un sistema está orientado a las viviendas de alquiler y alquiler social pero durante estos años se han desarrollado aplicaciones y variantes para cualquier tipo de promoción pública o privada o incluso gestión de apartamentos vacacionales y agroturismos.

Una comunidad de San Sebastián con 91 viviendas fue la primera en estrenar este sistema donde lleva ya funcionando cinco años. La comunidad está gestionada por la entidad de vivienda pública Alokabide y se convirtió en la primera empresa gestora de vivienda pública de España que apuesto por un modelo de prepago energético.

El sistema de gestión, apoyado en www.vigilatuenergia.com está diseñado para adaptarse a todo tipo de instalaciones y sistemas y permite controlar todos los suministros que se requieren en una vivienda como el agua fría, el agua caliente, la producción de energías renovables, la calefacción, la climatización e incluso la electricidad. El sistema utiliza una red de comunicación inteligente que se integra en un servidor general, el cual, mediante comunicación on-line permite gestionar todos los parámetros desde cualquier lugar.

Conciencia de ahorro energético
Una de las quejas más habituales de los usuarios españoles es que no pueden acceder a ver lo que consumen y pagan la factura una vez transcurrido el periodo facturado por lo que difícilmente podrán ahorrar en el consumo energético si no conocen su comportamiento. Un sistema prepago permite, en cambio, controlar el gasto de manera minuciosa y convertir al usuario en el verdadero gestor de sus recursos y su confort. A eso hay que sumar el pago por uso, que permite dicho usuario abonar exclusivamente aquella energía o suministro que haya utilizado, rompiendo con todos aquellos términos fijos aplicados hasta la fecha.

Según el gerente e impulsor del sistema STECHome y de www.vigilatuenergia.com , Luis Mª Sánchez, tener en la mano el control de nuestro confort es realmente sencillo y pasar de construir o renovar edificios de manera eficiente a catalogarlos de inteligentes, podría permitir a los propietarios de vivienda reducir su factura energética en más de un 10%. Con información y datos a tiempo real, se acabaron los sustos a final de mes. Quejarse del coste energético puede pasar a la historia. Habrá que preguntarse qué confort quiero y cuanto estoy dispuesto a pagar por él.

Después de todo este tiempo se han mejorado muchos aspectos técnicos, sociales y tecnológicos. Han surgido nuevas aplicaciones y servicios que adaptándose a las necesidades de los nuevos modelos de habitabilidad están permitiendo mejorar notablemente la gestión integral de la energía y favorecer el verdadero empoderamiento del usuario frente a su confort.

Stechome y la plataforma www.vigilatuenergia.com aspiran a convertirse en la mejor herramienta para ayudar a las familias a controlar su consumo y coste energético e impulsar una verdadera transición energética pasando siempre por la optimizacion máxima de las instalaciones.

Hoy cinco años después, los vecinos han interiorizado el funcionamiento del sistema y están permanentemente vigilantes a las desviaciones de consumo. Se ha creado una cultura del control y de la gestión que ha permitido eliminar los problemas económicos de la comunidad y que ha mejorado el funcionamiento global del edificio.

Después de cinco años, solo podemos decir que los resultados han sido totalmente positivos y que los vecinos y la propiedad valoran positivamente el modelo prepago y las ventajas que ello genera.