Empoderamiento del inquilino. Transformando la manera de consumir energía.

/ Noticias

En marcha un nuevo proyecto de sensibilización y empoderamiento del usuario en 126 viviendas de alquiler social en Vitoria-Gasteiz.

De la mano de Veolia-giroa y con el impulso de Alokabide como entidad de gestión de vivienda social se acaba de iniciar un proceso de transformación que incluye una renovación integral del sistema de control y gestión de consumos individuales de calefacción y ACS.

El proyecto tiene como objetivo la transformación del modelo de consumo actual por uno donde el inquilino ser el máximo responsable de su confort. Para ello cada vivienda contará con un terminal táctil desde donde se controlará a tiempo real en consumo y coste de todos los suministros del hogar.

Además este proyecto incluye un elemento importante para la verificación del proceso como es la incorporación de sondas de temperatura en cada vivienda que permitirá controlar el nivel de confort de cada vivienda y del conjunto del edificio.

Los nuevos retos sociales están cambiando la manera de enfocar el desarrollo de la habitabilidad. Es obligación de las instituciones velar por el confort y luchar contra la llamada “Pobreza energética”.

Con los sistemas instalados, tanto los inquilinos como las empresas de gestión podrán conocer el grado de confort de todas las viviendas y la repercusión directa sobre el consumo y coste.

El objetivo final es garantizar el máximo confort posible al menor coste. Para ello controlar a tiempo real el comportamiento individualizado y general del edificio es fundamental.

El sistema de control energético funcionará mediante el método de prepago desde donde el usuario mediante recargas periódicas podrá ver la evolución de su coste y gestionar a tiempo real el consumo. Y de manera paralela a los dispositivos táctiles cada usuario podrá tener en su móvil toda la información histórica de su comportamiento.

Visualizar el ahorro y la evolución del consumo a lo largo del tiempo es fundamental para vigilar posibles desviaciones y controlar el impacto de la energía en la economía familiar.

La apuesta de las entidades sociales de gestión de alquiler del País Vasco por la lucha contra la pobreza energética es un realidad y buena prueba de ello, es la puesta en marcha de este proyecto donde 126 familias podrán ser las máximas responsables de su consumo y adecuar sus hábitos hacia fórmulas más sostenibles de consumo energético.