RECOMENDACIONES

El sistema STECHome está concebido para facilitar el consumo energético y la gestión económica del mismo, ya que permite controlar en todo momento el importe destinado al confort del hogar.

Las recomendaciones que a continuación les ofrecemos están orientadas a facilitar y mejorar el control del gasto en materia energética, aunque cada usuario puede del mismo modo adquirir aquellos hábitos que le ayuden a controlar su nivel de confort al precio más justo:
 

ventajas usuario calefaccion

Es recomendable observar la evolución del consumo frente a diferentes hábitos de utilización energética para buscar el perfil más adecuado a su nivel de gasto.

Como hemos mencionado anteriormente, el uso de la calefacción o el agua sanitaria en tiempos y temperaturas afecta notablemente al consumo y coste económico.

ventajas usuario agua caliente

Use agua caliente sanitaria sólo cuando sea necesario. Ahorrar agua es ahorrar energia.

Ducharse en lugar de bañarse. Un baño equivale a 3 ó 4 duchas.

Instale grifos termostáticos y cabezales de bajo consumo en la ducha.

Racionalice el consumo de agua. No deje los grifos abiertos inútilmente (en el lavado, en el afeitado, en el cepillado de dientes, etc.)

ventajas usuario termostato

Regule el termostato a 20ºC; Es la temperatura idónea para una casa. Cada grado de más, el consumo aumenta un 7%

Los sistemas de calefacción no deben usarse para pasar calor, sino para no pasar frío

El termostato debería estar entre 20ºC y 21º C para el día y 17ºC o 18ºC para la noche.

No se necesita más de 10 minutos para ventilar bien una habitación. Calentar el aire frío resulta muy caro.

No tape ni obstruya los radiadores; el aire tiene que circular libremente para realizar bien su función.

Utilice las válvulas termostáticas colocadas en los radiadores. Reduciendo la temperatura de ciertas habitaciones puede conseguir ahorros entre el 5 y 10% en su factura de energía. 

ventajas usuario control consumo

Es recomendable iniciar el cambio de habito realizando recargas de poco importe, entre 10 € y 30 € para poder controlar en poco tiempo el importe que destina a cada operación de su actividad cotidiana.

Tras ese proceso puede proceder a realizar recargas de mayor importe.

Es importante que vigile su saldo bancario antes de realizar una recarga y evitar en la medida de lo posible alcanzar un saldo igual a 0 €, ya que el sistema puede llegar a bloquearse y cerrar el servicio.

Si por cualquier motivo, una recarga no fuese efectiva frente a su entidad bancaria, se procederá de manera automática a descontar de su saldo actual la recarga solicitada, invitándole a realizarla nuevamente.